Uno de los elementos vitales en el mantenimiento de nuestra moto son los neumáticos, ya que son aquello que nos conecta directamente con el suelo. Por esto es necesario preocuparse de su adecuado mantenimiento, para así tener una conducción más segura.

Pero… ¿cómo escoger los más apropiados? ¿En qué debemos fijarnos al momento de comprar un par nuevo? Siempre es prudente revisar las observaciones y recomendaciones del fabricante de nuestro vehículo, que están detalladas en el respectivo manual. Igualmente, existen algunos aspectos importantes a tener en cuenta al momento de comprar y en Rodando.cl hemos construido una pauta de los aspectos que debemos tener siempre presentes:

1.- Nomenclatura de los neumáticos

Todo neumático cuenta con un código en el flanco que detalla varias especificaciones del mismo y que debemos tener presentes al momento de comprar. Cada uno de los caracteres, ya sea numérico o una letra, alude a una característica en específico como son: relación entre altura y anchura, tipo de estructura del neumático, diámetro de la llanta, si son o no específicos para moto o para otro tipo de vehículo, código de carga, código de velocidad; por lo que es muy importante hacer una lectura correcta de cada uno.

¿Cómo leer la nomenclatura? Tomaremos como ejemplo 180/55 ZR 17 M/C (73W) TL, en este caso, el código se traduce de esta forma:

180 55 ZR 17 M/C 73 W TL
Ancho del neumático [mm] Relación entre altura y anchura [%] Estructura del neumático Diámetro de la llanta [pulgadas] Neumáticos sólo para motos Código de carga Código de velocidad Neumáticos sin cámara

(TT: Neumáticos con cámara)

 

En el caso del código de carga, corresponde a un código numérico que establece el peso máximo que cada neumático puede soportar a la velocidad indicada en el código de velocidad (W). Puedes conocer las equivalencias a kilogramos en la siguiente tabla:

Código de carga Kg Código de carga Kg Código de carga Kg Código de carga Kg
20 80 37 128 54 212 71 345
21 82,5 38 132 55 218 72 355
22 85 39 136 56 224 73 365
23 87,5 40 140 57 230 74 375
24 90 41 145 58 236 75 387
25 92,5 42 150 59 243 76 400
26 95 43 155 60 250 77 412
27 97 44 160 61 257 78 425
28 100 45 165 62 265 79 437
29 103 46 170 63 272 80 450
30 106 47 175 64 280 81 462
31 109 48 180 65 290 82 475
32 112 49 185 66 300 83 487
33 115 50 190 67 307 84 500
34 118 51 195 68 315 85 515
35 121 52 200 69 325 86 530
36 125 53 206 70 335 87 545

 

El código de velocidad corresponde a la velocidad máxima a la que se puede conducir con determinado neumático; criterio que se rige de acuerdo a la siguiente tabla de equivalencias:

Código B C D E F G J K L M N P
Km/h 50 60 65 70 80 90 100 110 120 130 140 150

 

Código Q R S T U H V/VB (V) (VB) W (W) ZR
Km/h 160 170 180 190 200 210 hasta 240 más de 240 hasta 270 más de 270 más de 240

 

Tipos de neumáticos

En el mercado, existe una amplia gama de neumáticos, cada uno de ellos con diferentes características. Por esto, es necesario conocer las cualidades de cada modelo de acuerdo al uso que le daremos, lo que nos permitirá obtener un mejor rendimiento de los mismos. Algunos modelos disponibles son:

Falta el tipo calle en los neumáticos, que son para motocicletas de uso diario, tienen buen agarre en cemento y una vida útil muy larga…

  • Slicks: neumáticos fabricados con goma blanda y sin ningún tipo de dibujo. Están pensados para ser usados en circuitos cerrados y en motos de competición. Requieren una gran temperatura de trabajo y se desgastan rápidamente. No se recomienda su uso en pisos mojados, ya que por sus características, tienen una muy baja adherencia en ese tipo de superficies.
  • Deportivos: similares al modelo anterior, también son de goma blanda, pensados para ser usados en carretera y ocasionalmente en circuitos. Tienen muy pocos dibujos y necesitan alcanzar temperaturas de trabajo elevadas (aunque no tanto como los de competencia) para obtener su máximo rendimiento, por lo que tienen una corta duración. Estas características hacen que en carreteras mojadas sean vulnerables a caídas o pérdida de agarre aunque, en contraste, en terreno seco funcionan muy bien. También son conocidos como “sport”, “supersport” o “hypersport”
  • Deportivos / de carrera: También llamados “sport/touring”, estos neumáticos tienen una vida útil mayor a los mencionados anteriormente, puesto que están fabricados con gomas intermedias, que ofrecen un mejor agarre y resistencia. Requieren una menor temperatura de funcionamiento que los “supersport” y poseen dibujos suficientes para conseguir una buena adherencia bajo la lluvia.
  • De carrera: Requieren una baja temperatura para trabajar, la que pueden alcanzar fácilmente. Están fabricados con una goma de mayor dureza y cuentan con una carcasa resistente, haciendo que tengan una larga vida útil. Si se les compara con los modelos mencionados arriba, tienden a tener un poco menos agarre en pavimento.
  • Mixto: Funcionan bien en caminos asfaltados y en senderos de tierra o de montaña. Su principal característica es que el neumático trasero cuenta con dibujos anchos, divididos en tacos, que ofrecen mejor motricidad en suelos blandos; tienen una carcasa dura y requieren de una baja temperatura de funcionamiento, por lo que suelen ser neumáticos de larga vida útil.
  • Off road: De tacos muy marcados, logran un muy buen agarre en caminos de piedras y tierra, consiguiendo mejores resultados en caminos blandos. Por esta razón es que están pensados para la práctica de enduro y motocross. No se recomienda su uso para pavimento, porque no tienen buen agarre y se degradan rápidamente, por lo que tienen una corta vida útil en este tipo de caminos.
  • Tipo calle: pensados para el uso diario, suelen estar hechas de gomas muy resistentes al centro para propiciar un buen agarre en el cemento. Tienden a durar muchos kilómetros, por lo mismo, suelen ser recomendadas para recorrer largas distancias viajando a ritmo tranquilo; en caso de aplicar velocidades más intensas podrían llegar a perder propiedades rápidamente.

 

Reparaciones

Utilizar neumáticos viejos, gastados o en mal estado pueden afectar el rendimiento de la moto y el agarre en la carretera, condiciones que podrían provocar un accidente. Por ello, es vital realizar revisiones periódicas, asegurando que se encuentren en un estado óptimo.

En caso de sufrir un pinchazo durante un viaje, es necesario repararlo de inmediato para así evitar daños mayores o accidentes, siempre y cuando se trate de una rotura de pequeñas proporciones. Antes de parchar, es importante revisar el lugar en donde se encuentra el agujero de la rotura: si se encuentra en la banda de rodamiento, puede ser reparado momentáneamente; pero si el orificio se ubica en la banda lateral, no debe parcharse y el neumático debe ser reemplazado de inmediato.

De todos modos no es conveniente transitar mucho tiempo con un neumático parchado, ya que los golpes y rasgaduras afectan su adecuado funcionamiento. Por esto es recomendable portar un kit de reparación de emergencia que permita salir del paso en caso de un imprevisto, y luego llevar la moto a algún lugar en donde se pueda reemplazar el neumático dañado.

Vencimiento de neumáticos

Diversas son las opiniones con respecto a la fecha de caducidad de los neumáticos. ¿En qué hay que fijarse? Ante todo, recomendamos siempre revisar las especificaciones y sugerencias de cada fabricante, especialmente en consideración al uso que le demos a nuestra moto.

Cada neumático tiene grabado en el flanco su fecha de fabricación. Ésta se encuentra en una elipse, que contiene cuatro dígitos, y que van detallados a continuación del DOT ¿Cómo leerlos? Las dos primeras cifras indican la semana y las dos últimas corresponden al año de fabricación.

Algunos fabricantes y usuarios sugieren el cambio de los neumáticos a cinco años desde la fecha de fabricación, en consideración al desgaste que sufren los componentes durante ese lapso de tiempo. De todos modos, esto no significa que no podamos utilizar un par de neumáticos si no tienen la fecha del año en curso, ya que en condiciones de almacenamiento adecuadas, se facilita la conservación de cada rueda y su vida útil puede ser mucho mayor.

La manera más apropiada de guardar los neumáticos es en un espacio oscuro, tapados y con una temperatura media que oscile entre los 15° y 20°; también es preferible que estén acostados y recubiertos con parafina para proteger el exterior. Por esto último, cuando usas neumáticos nuevos se recomienda rodarlos de forma suave y sin acelerar bruscamente durante unos 10 kilómetros, inclinándolos un poco para que el roce con el suelo retire los restos de parafina.

De todos modos, independiente de las recomendaciones ya mencionadas, la resistencia y durabilidad de los materiales de los neumáticos variará de acuerdo al uso que le demos a nuestra moto. Por esto, siempre debes fijarte en la profundidad de los surcos del dibujo, ya que si son menores a 1,6 mm, debes reemplazarlos ya que han perdido parte importante de su agarre y son más vulnerables y peligrosos.

Buenas prácticas para mantener y cuidar los neumáticos

Finalmente, queremos compartir algunas recomendaciones para asegurar el buen estado de los neumáticos y un correcto funcionamiento; si los realizamos de manera adecuada, nos permitirá identificar tempranamente si es necesario hacer un cambio y así evitar incidentes.

Aunque pueda parecer obvio, merece la pena reiterar que debes monitorear tus neumáticos y asegurar que se encuentren en buenas condiciones, realizando controles seguidos del estado de las gomas y cerciorándose que las cubiertas no tengan hendiduras o resquebrajamientos.

Igualmente, se deben revisar la profundidad de los surcos, chequeando que no estén demasiado gastados. Recuerda que, tal como comentamos en el punto anterior, si la hendidura es menor a 1,6 mm, es necesario reemplazarlos inmediatamente.

Además debemos supervisar siempre que la presión de aire del neumático sea la correcta, ya que una baja presión puede dificultar la maniobrabilidad de tu moto e incluso puede provocar que el neumático se separe, se desarme o desbande. Una observación importante a tener en cuenta, es que la presión siempre debe revisarse en frío, ya que a mayor temperatura aumenta la presión y podemos obtener un dato que no sea verídico.

Finalmente, no olvides monitorear el estado de las llantas, asegurándote que se mantengan intactas. Si tienes llantas con rayos, debes fijarte que estén bien tensados; en caso de que uses llantas sólidas, fíjate que no causen daños en el neumático, ya que esto puede incluso acelerar el desgaste o incluso provocar un accidente, si es que se salen durante un recorrido.