En poco más de un mes comenzará a regir en Argentina, la normativa que exige a todos los motociclistas grabar o imprimir sus respectivas patentes en cascos y chaquetas, iniciativa que pretende disminuir los robos por parte de los llamados “motochorros” y que ha generado una amplia polémica entre los conductores.

Las autoridades argumentan que esta regulación pretende evitar los asaltos, considerando que en los últimos años se han reportado un aumento del 60 por ciento de los delitos cometidos en moto, vehículo que permite una rápida huída y hace más difícil reconocer a los asaltantes.

Así, según lo estipulado por el decreto 171/17 del Ejecutivo trasandino, cada conductor estará obligado a portar su casco con la patente visible y, en caso de ir acompañado, el pasajero también tendrá que vestir un casco y chaleco reflectante debidamente registrado con la matrícula del vehículo. La norma rige en la provincia de Buenos Aires desde 2014 y fue en marzo de este año que el Gobierno determinó extenderla a todo el territorio.

Además, la propuesta incluye la opción de que cada provincia decida si incorpora o no en sus normativas la implementación de zonas y horarios para la circulación e incluso la prohibición de circulación para motos con dos personas.

En tanto, la medida ha generado rechazo entre los motociclistas. Hay quienes han argumentado que la ley “viola” artículos de la Constitución Nacional Argentina, como son la presunción de inocencia, derecho a la propiedad, derecho a la libre circulación, entre otros. Por otra parte también hay algunas cuestiones de uso práctico que complican a los motociclistas, como es el grabado de la patente en el casco para aquellos que poseen más de una moto.

Grupos de detractores a esta norma han asegurado que se trata de “una medida que lejos de aportar una solución, desalienta el uso de la motocicleta, estigmatiza al motociclista honesto, marcándolo como motochorro y tiene una finalidad recaudatoria en perjuicio exclusivamente de quienes son propietarios de moto-vehículos”, de acuerdo a declaraciones captadas en medios argentinos.

A pesar de que se ha presentado como una medida en favor de la seguridad de las ciudades argentinas, esta ley tiene una serie de implicancias adicionales que sin duda impactarán en el uso tradicional de las motos como medio de transporte.
¿Qué opinan ustedes con respecto a esta norma? ¿Creen que podrían implementarse medidas similares en Chile?

 

Foto Radio Cadena3, Argentina